Efemérides: El gran Terremoto de Miahuatlán, Oaxaca, del 14 de  enero de 1931

Por la noche del 14 de enero de 1931, acontece uno de los sismos más devastadores  en los Valles Centrales y Sierra Sur de la Verde Antequera, (Oaxaca), con magnitud de 7.8.

Los daños

El sismo destruye un templo católico en Miahuatlán, en el que se encontraban más de 50  personas.  Los derrumbes de casas de adobe, mansiones, comercios,  iglesias y edificios públicos, provocaron la muerte de aproximadamente 10 mil personas, adicionalmente la migración a otros estados de la República redujeron la población a un 30%. Se calcula que la población en la Verde Antequera tenía 30 mil habitantes.

Fuente:  Cuenta de Facebook Oaxaca Cultural

Escritores como Miguel Ángel Chávez Romero, afirman que uno de los edificios severamente dañado fue el Convento de San Francisco que funcionaba como hospital.

Los documentos de la Casa de la Ciudad señalan que se calcula que hasta el 95% de las viviendas de la ciudad quedaron inutilizables.

 Las consecuencias del terremoto fueron terribles para todo el estado, especialmente para su capital: rabia, dolor, hambre, el cólera,  miseria y  migración.

Paradójicamente, el cementerio de San Miguel ubicado al oriente de la ciudad, afectado por el movimiento de tierra, dejó expuestos restos humanos, entre ellos los de Macedonio Alcalá, autor del vals: “Dios nunca muere”, considerado el himno regional de los oaxaqueños.

Vídeo de Crisara Televisión

Acciones para mitigar los estragos sociales y económicos

En el Archivo General del Estado de Oaxaca se cuenta con documentación en la que el Departamento de la Estadística Nacional, a cargo de Rogelio R. Santaella y por instrucción del entonces presidente Pascual Ortiz Rubio, se instruye recabar información para iniciar estudios y estadísticas para  cuantificar los daños sociales y económicos, así como detectar las necesidades de los habitantes del estado, para esta iniciativa se forma el 8 de junio el Comité Central Director de los Trabajos Censales de los Sismos. Se llevaron a cabo censos en las poblaciones de cada municipio respecto a los daños de bienes inmuebles, materiales de construcción y número de heridos. Sin embargo la ayuda tardó en llegar y los habitantes sufrieron mucho. Las familias vivían en la vía pública, ya sea por haber perdido su vivienda o por las réplicas que siguieron y causaron temor.

 Sismo llevado al cine

Casualmente el cineasta Sergei M. Eisenstein se encontraba en la Ciudad de México produciendo la película: “¿Qué viva México!”. Al enterarse del terremoto voló a Oaxaca el 16 de enero de 1931 y desde el avión tomó fotografías de  la ciudad. Posteriormente con su cámara comenzó a grabar el desastre ocurrido tras el fenómeno natural y  en ese momento ocurrió otro terremoto, su cámara grabó “El desastre en Oaxaca” que se convirtió en un documental.

https://www.oaxaca.gob.mx/ageo/1931-formacion-del-comite-central-y-comite-local-de-sismos/

https://imparcialoaxaca.mx/oaxaca/111367/87-anos-despues-oaxaca-olvida-la-tragedia/

El sismo del 20 de septiembre de 1985,  agravó la situación del 19S de 1985

Sismo del 20 de septiembre agrega  más miedo en la población

36 horas aproximadamente después del sismo del 19 de septiembre de 1985, que había dejado con daños graves la Ciudad de México, ocurrió el sismo del 20  de septiembre,  que causó pánico ante la amenaza de que los edificios afectados el día anterior se vinieran abajo.

Miguel de la Madrid el entonces presidente de la República, “afirmaba que la capital no estaba arrasada, que México seguía en pie y sus habitantes igual. Que frente al  luto y las tristezas había que reforzar la serenidad, entereza y ánimo”.

A partir de ese día  se decretó Duelo Nacional para un periodo de 3 días por las pérdidas de vidas humanas sufridas en nuestro país a causa del sismo del 19 de septiembre. La bandera ondeó a media asta y todas las festividades oficiales fueron suspendidas.

Ayuda internacional

“El presidente Ronald Reagan presidente de los Estados Unidos en ese momento, ofreció mil tiendas de campaña, alimentos para un millón de personas, ropa, medicinas y equipo pesado que se utiliza en minería para renovar escombros con miras a facilitar las labores de rescate y limpieza, así como expertos en demolición. Agregó que disponía de un fondo de 25,000 dólares para donar a las autoridades mexicanas y que la Cruz Roja de su país estaba en espera de cualquier solicitud de asistencia de parte de la Cruz Roja Mexicana.

Las primeras expresiones de solidaridad, condolencias y expresiones de cooperación  fueron de los presidentes de Colombia, Belisario Betancur; de Argentina Raúl Ricardo Alfonsín; de Perú, Alán García; de Estados Unidos, Ronald Reagan, así como el Rey de España, Juan Carlos de Borbón, y del Presidente de la República Democrática Alemana, Erich Honecker”.

Fuente: Sábado 21 de septiembre de 1985.  Primera Plana. El informador. Diario Independiente. Guadalajara, Jalisco. https://hndm.iib.unam.mx/consulta/publicacion/visualizar/558075be7d1e63c9fea1a303?anio=1985&mes=09&dia=21&tipo=publicacion

Terremoto de México de 1985, cambió a la sociedad y mostró la solidaridad de su población

Cambios en la sociedad a partir del sismo de 1985

El sismo del 19 de septiembre 1985 fue un fenómeno natural importante, que dio la oportunidad de aplicar ingeniería sísmica para generar información encauzada a la mitigación del riesgo sísmico en nuestro país e impulsó  tener más conocimientos sobre las características y el comportamiento del suelo del Valle de México ante los sismos.

Las consecuencias de este sismo, hicieron  que la sociedad mexicana diera pasos para transformarse, ”en el ámbito académico y social, surgió la noción de: sociedad civil”;[1] adicionalmente hubo cambios en la vida política y económica de nuestro país.

La sociedad  se organizó y se dio cuenta de su importancia. Para combatir la catástrofe, realizó una movilidad social que era el contraste con la inacción del gobierno en aquel momento. Así surgieron comités vecinales, barriales, de trabajadores y de salvamento (como el de “Topos”) para exigir a las autoridades  preparación ante los sismos y mayor seguridad en las construcciones.[2]

Adicionalmente, derivó en varias acciones para iniciar la cultura de protección civil: Se realizaron simulacros, se  elaboraron protocolos de seguridad para emergencias, se comenzaron a elaborar Planes de Protección Civil y se modificaron las normas de construcción para la Ciudad de México.

Se crearon también instituciones como el Sistema Nacional de Protección Civil SINAPROC,   el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) y el Centro de Instrumentación y Registro Sísmico A.C. entre otras.

Actualmente con los datos que se tienen de las redes de monitoreo sísmico en el país y la información de las instituciones, podemos conocer más sobre este fenómeno natural.

[1]https://congresocdmx.gob.mx/media/banners/d120319-2.pdf

[2] https://www.gob.mx/agn/articulos/agnrecuerda-el-sismo-de-1985-via-la-jornada