Edificaciones antisísmicas en la Ciudad de México

Las características particulares del suelo de la Ciudad de México, hacen que al momento de planear una edificación, se tome en cuenta el tipo de suelo en donde se va construir, con el objetivo de seguir el reglamento de construcción y utilizar los materiales que permitan a la construcción ser sismo resistente.

Con este objetivo, se considera sí el suelo en donde se va construir es zona lacustre (suelo blando que favorece la duración de los sismos),  zona de lomas (suelo duro donde los sismos son de corta duración) o sí el terreno se encuentra en  zona de transición (suelo intermedio entre duro y blando). En el mercado existen tecnologías aplicadas para la cimentación de inmuebles y la fabricación de materiales de construcción capaces de resistir el impacto de terremotos.

En la Ciudad de México hay edificios representativos que cuentan con tecnología y mecanismos a prueba de sismos, enlistaremos algunos.

La Torre Latinoamericana

Es considerada uno de los rascacielos más antiguos y mejor construidos de la Ciudad de México. Para construirla se colocaron 361 pilotes de concreto de punta a 34 metros de profundidad hasta la capa resistente del subsuelo y una losa de cimentación a manera de cajón, que además sirve para empotrar la Torre a una profundidad de 13.50 metros. Tiene 44 pisos y 3 sótanos, soporta un peso de hasta 25.000 toneladas por estar reforzada con madera y acero.

Continúa leyendo Edificaciones antisísmicas en la Ciudad de México

CONGRESO: “AVANCES Y RETOS EN SISMOLOGÍA, INGENIERÍA Y GESTIÓN DE RIESGOS, A 30 AÑOS DEL SISMO DE 1985”

¡TE INVITAMOS A PARTICIPAR EN SESIONES Y TALLERES DEL CONGRESO!

5

“Taller de sistemas de comunicación inalámbrica para monitoreo en tiempo real y obtención de datos críticos”: Conocerás las diferentes tecnologías y avances en materia de comunicación inalámbrica para infraestructura crítica a través de radios de comunicación en la banda libre ISM.

Continúa leyendo CONGRESO: “AVANCES Y RETOS EN SISMOLOGÍA, INGENIERÍA Y GESTIÓN DE RIESGOS, A 30 AÑOS DEL SISMO DE 1985”